Approche tissulaire de l'ostéopathie

¿ Herederos de Still en el ser o en el tener ?

Index de l'article

Comunicar

Desde el punto de vista de la consciencia, existen dos mundos : el mundo de dentro y el de fuera. Se podría hablar igualmente de espacio interior y espacio exterior, o de universo interior y universo exterior, interior y exterior constituyen los dos polos de una pareja dual que gestiona el espacio. Para una consciencia, el espacio interior es de naturaleza puntual. Es el centro donde se sitúa Yo. El espacio exterior es de naturaleza infinita y representa el no-Yo.

Información y movimiento

Nuestro modelo ha postulado que para mantener la consciencia de existir, Yo debe establecer y mantener un intercambio entre su interior (Yo) y su exterior (no-Yo), bajo la forma de influjos y eflujos. Este intercambio se hace bajo la forma de energía que se puede definir como  « información en movimiento. » (Brinette, 1992, 23). Utilizada por los “ bio-energeticistas* ” (expertos en bio-energética), esta definición me parece particularmente pertinente. En efecto, tiene en cuenta dos aspectos – subjetivo y objetivo – de un mismo concepto. Me ha permitido comprender que retener energía, también es retener información y entender así algunos fenómenos que se producen a veces durante la liberación de zonas de retención, las descargas emocionales, por ejemplo. De la información, Brinette nos dice que es  « un concepto que se desplaza » (Brinette, 1992, 23). La información no es de naturaleza material, ésta es sentido.

La palabra Concepto viene del latín conceptus, participo pasado del verbo concipere, ‘formar en su seno, contener’. « Representación intelectual de un objeto concebido por la mente » (Larousse). « Representación mental general y abstracta de un objeto. Idea (general), noción, representación ; concepción, conceptualización : abstracción, generalización. Los conceptos son independientes de los idiomas. » (Robert). Este último punto es capital a conocer y comprender : un concepto es una representación de algo, independiente del lenguaje usado para expresarlo. Esto nos será muy útil para comunicar con la estructura viva, la cual responde al concepto (a la información), y no al lenguaje. Del concepto también podemos decir que es la representación que permanece después de una experiencia.

La palabra información también viene del latín, informatio « dibujo », « bosquejo », « idea », « concepción. » Entre las definiciones de información, Larousse propone : « Elemento de conocimiento susceptible de estar codificado para ser conservado, tratado o comunicado. » Por tanto, aquí estamos muy cerca de la idea de concepto. Informar, es « transmitir una información » (Larousse), « Proporcionar una estructura, una forma, un significado a algo. » (Universalis).

El espacio interior, un concentrado de informaciones

En el transcurso de la evolución, al amalgamar la materia para constituir lo viviente y complejificándose* (haciéndose más compleja) como organismo, la consciencia, de lo puntual, se ha convertido en volumen. Se ha dotado de límites materiales, siendo un primer límite la membrana celular. En el cuerpo, cada estructura individualizada posee, por tanto, un adentro y un afuera separados por una membrana. El cuerpo mismo posee un interior y un exterior, separados por la piel.

El modelo tisular postula que en el espacio o mundo interior de un sistema vivo, existen todas las informaciones que le conciernen. Para ayudar a este sistema de consciencias, es necesario poder acceder a estas informaciones, después encontrar aquellas que son determinantes en relación a su dificultad como ser y finalmente trabajar con ellas para liberar aquello que debe y puede ser liberado.

La información de una retención

Una estructura viva que resiste o se niega a comunicarse porque siente su supervivencia amenazada,vive una situación que contiene información, más o menos rica, más o menos compleja, según la situación vivida. Resistiendo o negándose a comunicar, una estructura viva retiene energía, por tanto información, en relación al mismo acontecimiento que produjo el rechazo. Así pues, una zona de retención puede contener distintas informaciones, relativas a los flujos de energía implicados en su creación; por ejemplo :

Decisión, consideración, rechazo. Para que una cosa exista en lo viviente, se necesita una decisión que la haga existir (un Yo soy, en cierto modo). Puede resultar difícil imaginar lo que puede ser la decisión o la consideración de una estructura tisular. Nos cuesta imaginarlo porque proyectamos en la estructura tisular el mismo concepto de consciencia que el que nos anima. Hay que ser mucho más simple. La conciencia tisular es una consciencia básica, casi exclusivamente basada sobre el yo/No-yo, por tanto, un pensamiento casi binario. Así pues, las respuestas a ese nivel serán igualmente básicas, basadas sobre la clase de respuesta asociada, es decir el sí/no. Por lo tanto, la decisión será no para negarse a comunicar. Aquí hay poco sitio para el quizás…

La no-comunicación es la consecuencia directa del rechazo. Genera una disminución de la consciencia de existir de la zona en rechazo, que se individualiza del organismo al que pertenece. Éste, pierde a cambio la consciencia de su existencia. La zona en retención sale poco o mucho del esquema de consciencia del sistema al que pertenece, y proporcionalmente de su control. Por este motivo, el paciente no sabe donde se encuentran sus retenciones. Solo es consciente de los disconforts que resultan de ellas.

El movimiento puede formar parte de la información retenida en una zona de retención, particularmente si el incidente que ha producido el rechazo contenía mucha energía cinética. Entonces, la liberación se hará  esencialmente en y a través del movimiento. Esta clase de liberación es bastante característica del whiplash.

El dolor a menudo forma parte de la información retenida en los tejidos. Incluso es muy probable, que esté en el origen de lo que motivó la resistencia y el rechazo. En el momento de la liberación de una retención, el paciente verbaliza a menudo un dolor, no obstante un dolor distinto al dolor inflamatorio que aparece inmediatamente al contacto o a la movilización de una zona corporal. Éste, aparece durante el proceso, progresivamente, y casi nunca es intolerable, incluso si en algunas ocasiones puede ser fuerte. Muchas veces, el paciente verbaliza que es un dolor que alivia, lo que significa que corresponde a un proceso de liberación.

La emoción, frecuentemente está presente en cuanto a contenido informativo de una zona de retención. Todos hemos experimentado la liberación emocional que se produce durante una relajación tisular.

Residuos químicos y toxinas a menudo quedan estancados a nivel de una retención, o bien porque la situación que produjo la retención conllevaba un sustrato químico, o bien a causa del estancamiento que resulta del rechazo en comunicarse. La liberación de estos residuos o toxinas puede explicar ciertos fenómenos (cansancio, dolores difusos, etc.) que se producen en el momento de una liberación de retención, o en las horas o los días que siguen (toxinas liberadas en la circulación y que el cuerpo debe drenar).

Un índice de posición en el tiempo y el espacio también es una información grabada con la retención tisular. Es lógico, puesto que la situación que generó la retención se desarrolló en un momento dado de la vida del individuo y que el cuerpo en ese momento ocupaba una posición en particular en el espacio. Durante un proceso de liberación, a menudo sucede que se sienta los tejidos del paciente ir hacia una posición que corresponde a la del traumatismo que generó la retención.

Por otra parte, la retención de energía es una respuesta a una agresión. Cuando persiste, mientras que el acontecimiento que la generó ha desaparecido, deja la estructura fijada en un presente que ya no existe, un presente del pasado que la lleva a vivir el presente con parámetros del pasado y por tanto a estar inadaptada a la vida presente. El cuerpo no puede estar totalmente en el presente, lo que perturba su funcionamiento. Está cargado de zonas de retención que son tantos pasados que siguen existiendo en el presente. « Cualquier acontecimiento mental, emocional y físico que desvía, impide o interrumpe los ritmos libres inherentes de la vida, forja un eslabón en la cadena que vincula al hombre con su pasado. » (Frymann 1998, 253-254).

Lo que acabamos de expresar sobre los fenómenos de retención de energía y la retención de información evoca irresistiblemente el concepto de memoria. Retener energía, es retener información. La energía retenida se vuelve potencial y portadora de una información bloqueada en la retención que perturba la vida de la estructura y le impide vivir al presente. Esta memorización es tanto más perturbadora en cuanto que es inconsciente. Constituye una alteración no accesible espontáneamente a la consciencia del individuo, y gestiona sin que él lo sepa una parte de la vida de la estructura tisular. Así pues, nuestras técnicas de liberación son extremadamente bienvenidas para el organismo. « Los pacientes y sus problemas no vuelven sobre sus pasos para recuperar la salud : la salud es AHORA . » (Brooks ed, 1997, 247).